Skip to content

¿Dónde está el cuadro de Frida Kahlo “La mesa herida

Presentado en 1940 durante la Exposición Surrealista Internacional de la Galería de Arte Mexicana, la pintura incluye un autorretrato de Kahlo en el centro de una mesa, flanqueado por un Judas de Pascua y un monstruo

¿Dónde está el cuadro de Frida Kahlo

¿Dónde está el cuadro de Frida Kahlo "La mesa herida

Madrid – El paradero de la pintura de Frida Kahlo “La mesa herida”, que desapareció en Polonia hace más de seis décadas, sigue siendo uno de los grandes misterios del arte contemporáneo por el momento.

Los historiadores y estudiosos del artista mexicano han negado categóricamente que el lienzo, que supuestamente está esperando en un almacén de Londres a un comprador que pagará más de 40 millones de euros (unos 44,9 millones de dólares), sea en realidad el cuadro al óleo que Kahlo pintó en 1940.

Basándose en las pinturas publicadas, hay claras diferencias entre la obra en venta y las fotografías conservadas del original, así como similitudes entre la obra ahora en venta con réplicas inexactas de estas viejas pinturas. También es controvertido el material de soporte de la obra, que según Helga Prignitz-Poda, la historiadora de arte que ha estado buscando la obra durante décadas, fue pintada sobre madera y no sobre lienzo.

Los expertos consultados por The Associated Press concluyen que las imágenes del cuadro proceden de una copia conocida, tal vez una que se tiró hace dos años después de su aparición en México, y que la venta del cuadro no es más que un burdo intento de obtener un beneficio sobre el lienzo, aunque está lejos del mínimo de 40 millones de euros por el que se anuncia.

Pero Cristian López, el marchante de arte español que dice representar exclusivamente al propietario del cuadro anónimo, defiende firmemente la autenticidad del cuadro.

El tiempo nos dará la razón”, dijo López a AP durante una conversación telefónica en la que dio pocas pistas para resolver el misterio.

La única de las pocas certezas en este asunto es el interés que “La Mesa Herida” sigue despertando hoy en día, ocho décadas después de que Kahlo la pintara, justo cuando terminaba su matrimonio con el pintor Diego Rivera.

La pintura, presentada en 1940 durante la Exposición Internacional Surrealista en la Galería de Arte Mexicana, muestra un autorretrato de Kahlo en medio de una mesa, flanqueado por un Judas de Semana Santa y un monstruo, quizás la Muerte, abrazándola y sosteniéndola. En el lado izquierdo de la mesa, que sangra de las ramas de la madera y, según los expertos, representa el alma torturada del artista, están dos sobrinos de Kahlo, hijos de su hermana Cristina, y en el lado derecho su cervatillo Granizo. Toda la escena está enmarcada, como en un teatro, por las cortinas de un gran telón.

Según el historiador de arte y curador mexicano Raúl Cano, especialista en la obra de Kahlo y Rivera, se trata de una imagen que representa una ruptura familiar tras la infidelidad de Rivera a Cristina.

Esta es la fractura familiar. Recordemos que las familias donde normalmente se reúnen para vivir juntos son las mesas de la cena”, dijo Cano a AP. “Es una traición desde dentro, desde dentro de la familia.

La artista donó su pintura a la Unión Soviética en 1945 para el proyecto de renovación del Museo de Arte Occidental de Moscú, que había sido bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. El museo iba a tener una sala dedicada a México, pero al año siguiente el proyecto fue rechazado y las obras, que tampoco gustaron a las autoridades, terminaron en un almacén.

Por cierto, los burócratas culturales de la época en Rusia mostraron poco interés en el surrealismo. En varias comunicaciones entre México y Moscú de los responsables de recibir la donación, las obras mexicanas se describen como “ejemplos de arte decadente, burgués y formalista” y “no aptas para la exposición pública”, según el historiador Prignitz-Poda.

En 1955, un año después de la muerte de Kahlo, el Frente Nacional de Bellas Artes de México organizó la exposición itinerante “Pintura y Artes Gráficas Mexicanas”, una muestra de los artistas jó

El Frente pidió a Rivera que enviara un cuadro de Kahlo, pero el pintor no lo hizo, por lo que se arregló el préstamo de “La Mesa Herida”. El cuadro salió de Moscú a Varsovia, donde se sabía que estaba expuesto.

Allí se perdió su rastro. No se sabe si “La Tabla Herida”, que mide 1,2 por 2,4 metros, ha regresado a los almacenes de Moscú, ya sea que haya sido destruida o esté ahora colgada en la pared. Tal vez lo más frustrante de todo es que hay fotografías de ella en las que Kahlo la pinta, y también de la exposición del Frente Nacional. Rivera no habló de él después de la exposición, según el experto Cano.

“No se menciona su pintura ‘Victoria Gloriosa’, ni ninguna de ellas, porque lógicamente habría reclamado ambas”, dijo Cano sobre el mural portátil que Rivera regaló al Frente Nacional para la exposición, que también estuvo desaparecido durante décadas, pero que, a diferencia del de Kahlo en 2000, fue recuperado de los almacenes del Museo Pushkin en Moscú.

Hace tres años, la Prignitz-Poda fue curadora de una exitosa exposición de Kahlo y Rivera en Varsovia, donde trató de encontrar posibles testigos que pudieran proporcionar pistas sobre el paradero del cuadro. Pero todo lo que obtuvo fueron chistes o teorías de conspiración. El erudito ha perdido toda esperanza de encontrarla.

“Todos los posibles testigos en Polonia, pero también todas las personas en México que participaron en la exposición han muerto”, dice Prignitz-Poda, quien se entristece de que de vez en cuando aparezcan copias con impunidad, aparentemente sin consecuencias legales.

En cuanto al último hallazgo en España, sobre el que no ha habido quejas que hayan llevado a la apertura de una investigación, Prignitz-Poda dice que “se trata de un primitivo intento de engaño. Es terrible”.

López, el intermediario del supuesto vendedor anónimo, dijo que “las mentiras de los supuestos expertos están siendo expuestas”. Pero en su taciturno y monosilábico discurso, el marchante no explicó cómo el propietario de tal obra confió su venta a alguien prácticamente desconocido en los círculos de compra y venta de arte. La firma de corretaje “The Billion Art” no aparece en los archivos, y no se sabe que tiene más empleados que el propio López.

El marchante de arte también se niega a revelar los nombres de los especialistas que, según él, garantizan la autenticidad del lienzo. Señala que en Londres está en buenas condiciones y bajo llave. En su página web utiliza un lenguaje muy vago sobre la obra y su paradero, así como fotografías que no se corresponden con la imagen del lienzo, que el propio López puso a disposición exclusiva de un medio español.

Sin embargo, López dice que ya ha sido contactado por compradores potenciales.

“Cualquiera que pueda demostrar que está realmente interesado y que puede pagar los 40 millones de euros puede pasar todo el tiempo que quiera analizando el trabajo con sus expertos”, dijo. López dijo que el precio fue “estimado” por sus expertos, pero que era “negociable”.

El coleccionista Hans-Jürgen Gehrke, que dirige un museo de pinturas de Kahlo en el suroeste de Alemania, considera “increíble, si no completamente ridículo” que un desconocido hombre de negocios de 22 años que dirige un sitio web de un pueblo del noroeste de España sea el guardián de la pintura.

Hay miles de falsificaciones de Frida Kahlo,” dijo Gehrke. “Ella es posiblemente el artista que pintó más muerto que vivo.

Susana Pliego, una historiadora del arte que ha estudiado a fondo la obra de Kahlo y Rivera, cree que el mayor problema es el propio mercado, la sed de más trabajo de un artista que sólo ha pintado unos 200 cuadros.

“La ‘Fridamanía’ es un invento de marketing”, según el experto, que dirige el programa cultural de la Casa de México en Madrid y ha trabajado durante años en el archivo de Kahlo. “Como los cuadros son tan caros, cualquiera puede hacer una sugerencia para ver si alguien se cae.