Skip to content

El número de muertes del Covid-19 en Bolivia hoy, 30 de junio, llega a 1.071

En las últimas 24 horas, se registraron 601 nuevos casos de Covid-19, lo que eleva el número de infectados a 32.125

El número de muertes del Covid-19 en Bolivia hoy, 30 de junio, llega a 1.071

El número de muertes del Covid-19 en Bolivia hoy, 30 de junio, llega a 1.071

La Paz – Bolivia estableció un récord diario en el número de muertes causadas por COVID-19 con 57 muertes en un día, mientras que el número de infecciones confirmadas está disminuyendo cada día.

El último informe del Ministerio de Salud muestra que 1.071 personas han muerto de coronavirus desde que se descubrieron los primeros casos en marzo.

Según las cifras oficiales, el número de personas infectadas en el país ha llegado a 32.125, de una población de unos 11 millones.

El número de 57 muertes en un día es el más alto del país desde que la enfermedad apareció en marzo, ya que el número de muertes por día aún no ha superado las 50.

Sin embargo, la curva de infección muestra una tendencia a la baja con 601 en el último informe, después de alcanzar un récord de 1.253 en un día el sábado pasado.

Las zonas del país de menor altitud que la región andina, en los valles y en la Amazonia, siguen siendo las más afectadas, y más de la mitad de los casos se dan en la región de Santa Cruz, que tiene 18.211 y 431 muertes respectivamente entre sus más de tres millones de habitantes.

En los últimos días, uno de los principales laboratorios que procesan las pruebas COVID-19 ha sido declarado en emergencia debido a la falta de equipo y a un retraso en el procesamiento de las muestras. Además, varios hospitales del país cerraron el suministro externo debido al colapso del número de personas que acuden a los nosocomios.

El gobierno interino extendió la llamada cuarentena dinámica hasta julio, ya que las restricciones pueden ser reforzadas o relajadas en base a un mapa de riesgo de enfermedades por región y municipio, aunque las principales ciudades del país, como Santa Cruz, El Alto, La Paz y Cochabamba, han mantenido varias prohibiciones para salir de la casa y mover vehículos, o las han reintroducido después de un levantamiento parcial.

Sin embargo, el cierre de las fronteras y del espacio aéreo continúa en todo el país, excepto para la repatriación de nacionales y residentes o la entrada de productos básicos y de salud, y la suspensión de la educación en todos los niveles del sistema educativo y los actos públicos a los que asiste un gran número de personas.

Bolivia ha sido declarada una emergencia sanitaria, con informes de centros de salud colapsados y algunas muertes a las puertas de los hospitales y en las calles, así como de enfermos que peregrinaron a los centros de salud para encontrar atención, y de familiares que tienen dificultades para enterrar o quemar a sus muertos en cualquier cementerio que pueda recibirlos.