Skip to content

Los homicidios caen en Río pero la violencia machista crece durante el Covid-19

En mayo, el 67,0% de las víctimas de violencia física eran mujeres (59,9% en 2019) y el 69,6% fueron agredidas sexualmente (57,0% en 2019).

Los homicidios caen en Río pero la violencia machista crece durante el Covid-19

Los homicidios caen en Río pero la violencia machista crece durante el Covid-19

Río de Janeiro – La pandemia de coronavirus provocó una disminución de los homicidios y de la criminalidad en general en Río de Janeiro en mayo, pero un aumento de las agresiones físicas y sexuales a mujeres en sus propios hogares, según las cifras publicadas el lunes por el Instituto Regional de Seguridad Pública.

El mes pasado, en el punto álgido del período de reclusión social, el 67,0% de las víctimas de violencia física fueron mujeres (59,9% en 2019) y el 69,6% fueron víctimas de abusos sexuales (57,0% en 2019), según la entidad.

Los homicidios caen en Río pero la violencia machista crece durante el Covid-19

¡Ya te has suscrito a las Alertas de Noticias!

Ahora puede configurar las alertas de la campaña

Sin embargo, la tasa de homicidios disminuyó al pasar de 345 a 273 en el quinto mes del año, lo que es un 21% menos que en mayo de 2019.

Según el informe, esta cifra representa la tasa de homicidios más baja registrada para el mes de mayo desde 1998, tasa en la que el aislamiento social ayudó a reducir la delincuencia en Río.

También hubo una disminución en los crímenes violentos de muerte premeditada (asesinato premeditado, robo seguido de muerte y asalto seguido de muerte), que mostraron una disminución del 23% en comparación con mayo del año pasado.

MUERTES A MANOS DE LA POLICÍA, ¿BAJARON O SUBIERON?

Según la ISP, las muertes civiles por la policía en mayo también disminuyeron un 25% en comparación con el mismo mes de 2019, de 172 homicidios el año pasado a 129 este año.

Para todo el año, el número de muertes por agentes estatales en Río es de 741, no muy diferente de las de 2019 (1% más).

Sin embargo, las cifras del Instituto difieren de las publicadas hace un mes por el Observatorio de Seguridad Pública de Río, una organización que monitorea las operaciones policiales desde 2019 basándose en la información publicada en los medios de comunicación, las redes sociales y otras fuentes.

Según el último informe de la organización, que se extendió del 1 de marzo al 19 de mayo, las muertes de civiles en las operaciones policiales, aunque se redujeron drásticamente al inicio de la pandemia en marzo, volvieron a aumentar en abril y mayo, cuando se interrumpieron las vidas de 65 personas, superando las cifras del año pasado para el mismo período (49).

Mientras que la letalidad de los uniformes disminuyó un 82,6% en marzo con sólo 4 muertes, aumentó un 57,9% a 30 muertes en abril y un 16,7% en los primeros 19 días de mayo, un 35% más que en el mismo período del año pasado, a pesar de la cuarentena “blanda” impuesta por el Estado.

Sólo en mayo, en menos de una semana, al menos 14 personas murieron a manos de funcionarios estatales, incluyendo un menor de 14 años, João Pedro Mattos, que fue muerto a tiros en su propia casa durante una operación que tuvo lugar en la zona urbana de esta emblemática ciudad brasileña.