Skip to content

Millones de pruebas de virus más rápidas enviadas en los Estados Unidos

Los funcionarios federales de salud dicen que cerca de la mitad de la capacidad de pruebas diarias de la nación ahora consiste en pruebas rápidas,

Millones de pruebas de virus más rápidas enviadas en los Estados Unidos

Millones de pruebas de virus más rápidas enviadas en los Estados Unidos

Washington – Los Estados Unidos ahora es capaz de examinar a millones de personas cada día, esto después de una batalla para aumentar las pruebas de coronavirus, pero la preocupación es ahora otra: el seguimiento de los resultados.

Cabe señalar que todas las agencias de pruebas están obligadas a informar de los resultados, positivos y negativos, a las autoridades de salud, pero los funcionarios de salud estatales dicen que muchas pruebas rápidas no se informan, lo que significa que algunas nuevas infecciones COVID-19 pueden no contarse.

Lo más preocupante es que los expertos dicen que la situación podría empeorar a medida que el gobierno federal continúa enviando más pruebas rápidas nuevas a los estados para su uso en las escuelas públicas, centros de vivienda asistida y otros nuevos sitios de pruebas.

Al principio del brote de coronavirus, los sospechosos tuvieron que esperar de dos a tres días para obtener los resultados, pero los expertos instaron a que se hicieran más pruebas rápidas en los “puntos de atención” que pudieran realizarse en los consultorios médicos, clínicas y otras instalaciones para encontrar rápidamente a las personas infectadas, ponerlas en cuarentena y detener la propagación.

Los millones de nuevas pruebas de los Laboratorios Abbott que ahora se envían a los estados son aún más fáciles de manejar: Son del tamaño de una tarjeta de crédito y pueden desarrollarse con unas pocas gotas de solución química, según la Associated Press.

Los funcionarios federales de salud dicen que cerca de la mitad de la capacidad de pruebas diarias de la nación consiste ahora en pruebas rápidas, con grandes hospitales y laboratorios que transmiten electrónicamente sus resultados a los departamentos de salud estatales, pero no hay una forma estandarizada de informar sobre las pruebas rápidas que a menudo se realizan en otros lugares.

Los Estados Unidos han superado los 8 millones de casos confirmados, con más de 218.000 muertes por COVID-19, el número más alto del mundo. Más de 3,1 millones de estadounidenses se consideran rehabilitados según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins de varias fuentes.