Skip to content

Niño autista encontrado muerto y madre arrestada en Miami

La madre de Alejandro denunció el jueves por la noche que el niño había sido secuestrado por dos hombres

23 mayo, 2020
Niño autista encontrado muerto y madre arrestada en Miami

Niño autista encontrado muerto y madre arrestada en Miami

Miami – Patricia Ripley, madre de un niño de nueve años con autismo que fue encontrado muerto el viernes en Miami, sólo unas horas después de haber denunciado su secuestro, fue arrestada por su supuesta participación en la muerte del joven hispano, según informaron los medios locales.

El caso dio un giro inesperado con la noticia del arresto de la madre de Alejandro Ripley, un niño que no hablaba y que fue descrito por personas que lo conocían en declaraciones de prensa usando adjetivos como “feliz” y “dulce”.

Hasta ahora no hay nueva información oficial de la policía de Miami-Dade y de las fuerzas de la ley de Florida sobre este caso que haya conmocionado al público.

Según las estaciones de televisión como Local 10 y Canal 7, Patricia Ripley, de 45 años, está detenida sin fianza en el Centro Correccional Turner Guilford Knight y está acusada de asesinato en primer grado e intento de asesinato premeditado.

El cuerpo del chico fue encontrado el viernes en un lago del campo de golf cerca del lugar del secuestro, dijo Patricia Ripley.

La madre de Alejandro informó el jueves por la noche que el niño había sido secuestrado por dos hombres afroamericanos que la siguieron a ella y a su hijo en un coche mientras atravesaban el suroeste de Miami.

En un momento dado, según su historia a la policía, obligó al otro coche a hacer un giro brusco en una calle y bloqueó su vehículo frente al aparcamiento de una ferretería.

Uno de los ocupantes del otro coche se bajó y le pidió drogas, y cuando ella le dijo que no tenía ninguna, la golpeó, tomó al niño y su teléfono celular y se fue.

No se han dado a conocer detalles del arresto de Patricia Ripey, pero los medios de comunicación locales informan de que la policía sospechó de ella cuando miraron las cámaras de seguridad de la ferretería que en lugar de llamar inmediatamente después del supuesto secuestro, pasó algún tiempo en su coche en el aparcamiento de la tienda.

Tan pronto como se hizo la denuncia, la policía activó una “alerta amarilla” con un conocido mecanismo de respuesta rápida en caso de secuestro de un niño y pidió al público que cooperara en la búsqueda del niño.

La policía había pedido a cualquiera que viera o conociera a los secuestradores que no se pusiera en contacto con ellos y que simplemente llamara a una línea telefónica especial establecida para este caso.