Skip to content

Un evangélico es condenado por violar a un menor al que le ofrecieron un sacerdote gay en Brasil

El detenido ya había sido condenado en otros dos procedimientos por violación por fraude - y absuelto en otros dos - pero estaba en libertad condicional.

Un evangélico es condenado por violar a un menor al que le ofrecieron un sacerdote gay en Brasil

Un evangélico es condenado por violar a un menor al que le ofrecieron un sacerdote gay en Brasil

Río de Janeiro, Brasil – El Ministerio de Justicia de Brasilia anunció este miércoles que ha condenado a un líder evangélico brasileño a 20 años y 6 meses de prisión por la violación de una menor acusada de haber abusado por lo menos tres veces de una niña de 13 años, que visitó el templo donde predicaba y a la que se le ofreció un “sacerdote gay”.

Según un comunicado publicado por la Fiscalía del Distrito Federal, el castigo tuvo en cuenta como factores agravantes la autoridad que el “obispo” protestante ejercía sobre la víctima como su asesor espiritual y el reconocimiento de que el delito era recurrente.

El castigo fue impuesto por el jefe del tribunal penal de Recanto das Emas, uno de los municipios del distrito federal de Brasilia, la capital de Brasil, donde se encuentra el templo, en el que el obispo era un líder religioso.

El acusado es el obispo protestante Joao Batista dos Santos y está en prisión desde el 19 de febrero de este año por el delito del que se le acusa.

El religioso ya había sido condenado por violación por fraude en otros dos casos – y absuelto en otros dos – pero estaba en libertad condicional después de apelar las sentencias.

Dos Santos se reunió con la víctima en 2017 cuando el menor fue a su templo para pedirle orientación espiritual, ya que tenía dudas sobre su orientación sexual, según la fiscalía.

El condenado incluso le dijo a la menor que la amaba y que quería casarse con ella, pero cuando la chica se identificó como lesbiana, la convenció de que dejara correr un aceite por su cuerpo que funcionaría como un “sacerdote gay”.

El hombre religioso usó las supuestas sesiones de tratamiento para tocar a la joven desnuda, incluyendo sus áreas íntimas.

Según el fiscal, otra de las sentencias en las que se condenó al hombre religioso describe el mismo método de procesamiento.

Según la denuncia del organismo, “es evidente que el modus operandi aplicado no es inédito, es decir, que existe un patrón de ataque, ya que las víctimas, después de haber ganado la confianza de las víctimas, estaban convencidas de que podían curarse con el aceite que pasaba por sus cuerpos”.

Después de al menos tres casos de abuso, la niña comenzó a experimentar ansiedad y decidió contar a sus familiares lo que había sucedido.

Dos años después de los hechos denunciados, la fiscalía abrió una investigación y en febrero del año pasado solicitó la detención preventiva del líder religioso, tras comprobar que ya había sido condenado dos veces por el mismo delito.

En 2013 fue condenado por violar a una niña de 12 años en el estado vecino de Goiás y en 2016 por el mismo delito cuando estaba a cargo de un templo evangélico en Gama, una de las llamadas “ciudades satélite” de Brasilia.

En los dos juicios en los que fue absuelto, el obispo admitió que tuvo relaciones sexuales con jóvenes de su iglesia, pero fueron consensuadas.

La sentencia concluye: “El comportamiento de los reclusos causó problemas de salud a la víctima, consistentes en ataques de ansiedad y pánico y desmayos, que la obligaron a buscar atención psicológica, aspectos que indican factores agravantes que extrapolan la vulnerabilidad de las acciones placenteras a las que fue sometida”.