Skip to content

Andrés Manuel López Obrador critica a las agencias estadounidenses por sus intervenciones anteriores en México

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador reiteró que si se demuestra que el general mexicano está involucrado en el tráfico de drogas "debe haber un castigo".

México – Tras la primera audiencia celebrada ayer en Estados Unidos contra el ex secretario de Defensa, el general Salvador Cienfuegos, tras ser acusado de estar vinculado al narcotráfico, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió esperar la presentación de las pruebas, pero criticó la intervención de las autoridades estadounidenses en México, como la DEA. Les instó a reflexionar y a ser autocríticos, y acusó a la agencia de haber estado “totalmente preocupada por la Secretaría Naval (Semar) en los últimos años”.

En una reunión con los medios de comunicación, el ejecutivo federal presentó los avances del proyecto “Sembrado de Vida” en el municipio de San Pedro Tapanatepec y declaró que no se debe permitir que los extranjeros interfieran en asuntos que sólo afectan a México, pero agradeció al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, su apoyo a México en materia de seguridad, al tiempo que señaló que “resolveremos nuestros problemas sin interferencias”.

“El personal de la DEA debe informar de su participación en todos estos casos, ya que no hay duda de que han vivido con García Luna y el Secretario de Defensa durante los últimos seis años.

López Obrador dijo que aunque en Estados Unidos se rumoreaba que había pruebas contra Cienfuegos, quien fue arrestado en Los Ángeles el jueves, él esperaría a que se presentaran porque “no se puede juzgar a priori”.

El presidente mexicano repitió que si se prueba que el general mexicano está involucrado en el tráfico de drogas, “debe haber un castigo”.

Espera que si se confirma esta responsabilidad, ordenará un proceso de purga de las fuerzas armadas. “Si están activos, deben ser retirados y llevados ante la justicia para cumplir con la ley”, dijo.

López Obrador dijo que el hecho de que Genero García Luna, ex secretario de seguridad del ex presidente Felipe Calderón y ahora ex jefe de la sede de Enrique Peña Nieto, esté detenido y acusado en Estados Unidos es una señal de la descomposición del régimen neoliberal.

“Lo que indudablemente está mal es que dos importantes ex oficiales involucrados en la seguridad del país estén detenidos en los Estados Unidos, acusados de tener vínculos con el narcotráfico, esto es muy grave y una señal inequívoca de la crisis del declive del régimen”, dijo.

reiteró que esperaría los resultados del caso de Cienfuegos para saber si había un acuerdo con el ex presidente mexicano Peña Nieto. “Esto es parte del proceso, no debemos apresurar las cosas.

solicitó que la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) informara sobre el papel que desempeñó en México por vivir con García Luna y Cienfuegos. “También tienen responsabilidades, por ejemplo, en la introducción de las armas rápidas y furiosas propuestas y diseñadas por los Estados Unidos, que son utilizadas por los Estados Unidos”.

El Presidente consideró que las autoridades estadounidenses que intervienen en México necesitan autocrítica y reflexión sobre su papel en este país, donde “operaron e intervinieron con total libertad; hicieron lo que quisieron”, añadió.

El Presidente dijo que le complace que estas acusaciones marquen una “nueva etapa” en el país, permitiendo que el sector de la prensa que lo critica entienda el proceso liderado por su gobierno.

Cienfuegos fue acusado de proteger y ayudar al cártel mexicano H-2 a cambio de sobornos. La fiscalía de los Estados Unidos lo ha acusado de tres cargos de fabricación, tráfico y distribución de narcóticos y un cuarto cargo de lavado de dinero.