Skip to content

¿Está bien apagar o desconectar el módem antes de dormir?

Muchos usuarios tienen el hábito de desconectar su módem, porque consideran que así "ahorran" energía o por cuestiones de seguridad; aquí te decimos si esto te conviene o no

¿Está bien apagar o desconectar el módem antes de dormir?

¿Está bien apagar o desconectar el módem antes de dormir?

Si está acostumbrado a apagar su módem WiFi todas las noches para ahorrar energía, debe saber que se equivoca, porque esto no le ayudará en nada, al contrario, afectará a su Internet.

Muchas personas que tienen un servicio de Internet creen que apagar el módem antes de irse a dormir puede ahorrar energía o “descansar” el router para que no se dañe, pero esto afectará a su dispositivo ya que acortará su vida e incluso puede afectar a su Internet.

Estos hábitos que mucha gente tiene de apagar su módem para que el dispositivo no se rompa o para que no se utilice por la noche pueden causar algunos problemas, y aunque se justificó hace unos años, esto se ha resuelto ahora a medida que la tecnología avanza.

Mucha gente piensa que si no lo apagan, su vida útil se acortará. Sin embargo, estos dispositivos están diseñados para funcionar las 24 horas del día sin interrupción, y apagarlos con frecuencia puede causar problemas en Internet, ya que a veces no reciben las actualizaciones que necesitan para funcionar correctamente.

Además, un módem funciona más cuando hay mucha actividad, es decir, durante el día, y por la noche descansa porque la mayoría de ellos están dormidos, por lo que no hay necesidad de desconectarlo o apagarlo.

Un módem tampoco puede afectarle debido a la radiación de sus ondas WiFi, porque no es ionizante, por lo que no puede interactuar con el ADN, causar cáncer o alterar la salud.

Le invitamos a no desconectar su módem para que pueda seguir funcionando correctamente y para que pueda recibir las actualizaciones que suelen emitir las empresas de Internet a primera hora de la mañana.

Si un módem no recibe las actualizaciones necesarias, es posible que Internet no sea tan rápida como debería, o que no pueda proporcionarle los megabytes de datos contratados, lo que causaría una mayor interrupción del servicio y le provocaría molestias a corto plazo.